Crisis en Japón: Los que se burlan y los ingenuos

Posted on marzo 18, 2011

0


Jap3

Esta semana, después de años pude escuchar a Phantom Planet, observé que una sandía heirloom está sacando su raíz, fui testigo del nacimiento de girasoles, tranquilamente por las noches tomé un licuado de mango… Hoy desayuné en la mesa, se notaban los rastros de senderos químicos imitando nubes en el cielo, observé las noticias por un rato y veo como nuestros políticos se tiran pasteles de lodo unos a otros…

No puedo evitar pensarlo. Mientras estoy con una aparente calma, al otro lado del mundo, hermanos nuestros tienen incertidumbre en sus miradas. Compran bolsas enteras de sal a precios altos, bajo la falsa creencia de que les protegerá contra la radiación. Ingenieros arriesgan su vida acercándose a las plantas nucleares intentando no poner más vidas en riesgo. Señoras en otros países dicen “Pobres, que dios los tenga en su santa gloria…”

Aún con todo esto uno que otro despistado se alegra de la crisis mundial representada por esta catástrofe nivel seis. Enrique Healy asegura que sus estadísticas confiables muestran a la energía nuclear como viable y segura. Habla patrañas en su noticiario:

“Cuando explota una mina de carbón y se mueren cientos, nadie dice que hay que eliminar el carbón, a ver, ¿porqué nadie lo dice? ¡Por que hay una psicosis! […] Como todo tiene sus pros y sus contras. […] No es que con la energía solar no es suficiente y no se daría abasto el mundo, no se daría abasto el mundo. […] Pero por más moli, mira, todos dicen, hay que los molinos de electricidad están muy bonitos.. No, es que ya, si nos vamos a poner en un plan muy ecológico, han destruido rutas migratorias de aves, osea, arman un lío porque osea, nosotros queremos vivir en este planeta tierra de a gratis […] Yo no devasto la naturaleza […] Yo me manifiesto a favor de la energía nuclear. […] ¡Plantas nucleares en México!”

Enrique Healey noticiero del miércoles 16 de marzo 2011.

¡Por favor! ¡¿Cómo es posible que una persona con semejantes comentarios sea un líder de opinión?! En seguida  se atreve a decir que la energía solar no da abasto a la demanda social, sandeces sobre la eólica y las rutas migratorias de aves. Peor aún, afirma que no devasta a la naturaleza pero ¡está a favor de la energía nuclear!

¿Han visto las imágenes de los twitteros con sus mensajes amorosos para Japón? Inclusive sin deberla ni temerla, se extienden a Turquía, China y demás países en Asia. ¿Cómo hubiera sido la reacción de Healey en los zapatos de Japón? Lamentablemente, si algo llegara a pasar en México, lo más probable es que Eduardo sería uno de los primeros en abordar un avión para alejarse del lugar.

En el blog “El sonido que un conejo hace” (The sound a rabbit makes) una gringa que estudia la lengua Japonesa, relata su experiencia desde el año pasado en ese país. Últimamente ha escrito sus breves charlas con nativos de Japón, como unos prefieren tomarlo con gracia mientras otros muestran serenidad ante la incertidumbre que viven sus familias. Ella, desde que pasó el terremoto y tsunami no se ha ido. A pesar de la escasez de arroz y abundancia de papas o pan, se quedará por unos días más.

Somos humanos y más que ello somos seres vivos. Hijos de la madre naturaleza, hijas del sol y la tierra, del planeta. No es secreto que nuestro mundo está pasando una transformación de la cual somos parte. Nuestra sociedad está en medio de otra revolución filosófica donde los paradigmas son rotos y aparece el nacimiento de otro.

Las preguntas son: ¿Cómo lo queremos hacer? ¿Queremos generar un nuevo paradigma que destruya a nuestra sociedad, donde la energía nuclear, el uso de los combustibles fósiles sigan vigentes? ¿Dónde, seamos incoherentes con nuestras creencias y en verdad destruimos nuestro hogar? ¿O seleccionaremos el paradigma que genere evolución en nuestra sociedad, una más armónica con la naturaleza?

Existen proyectos a lo ancho del mundo como Venus Proyect, the Stephany Alexander Foundation y otros más que están a favor de un cambio armónico beneficioso para cada ser vivo en la Tierra.

Por que todo empieza por uno. Aunque Japón se encuentra a millones de kilómetros lejos de nuestros hogares, hagamos algo por ellos y nosotros, disminuyamos nuestro uso del agua para asegurarnos que generaciones futuras seguirán disfrutando de ella, promovamos el uso de energías verdes y limpias, cuidemos la vida de especies nativas vegetales en nuestras localidades, votemos con nuestro dinero y apoyemos a la economía latina consumiendo productos de los agricultores y campesinos locales que llevan los frutos al mercado.

Yo que sé, hagamos algo en favor de la naturaleza. Después de todo, nosotros somos parte de ella.

 

Foto por Kent Nguyen, usuario de flickr