Soñé que era un conejillo de indias

Posted on febrero 15, 2011

4


maiz

“…De maíz amarillo y de maíz blanco se hizo su carne; de masa de maíz se hicieron los brazos y las piernas del hombre… Únicamente masa de maíz entró en la carne de nuestros padres, los cuatro hombres que fueron creados…”

Leyenda de la creación de los hombres del maíz

 

¿Te imaginas una comida que no se heche a perder? Que la dejes en el refrigerador o a temperatura ambiente por días y no desarrolle hongos, ni tenga un olor fétido. Los científicos estudiosos de la ingeniería genética están desarrollando fórmulas que permitan esto. Pero a base de ¿qué? ¿Qué se requiere para tener un “alimento invensible”? Si pasa, es un conservador lo que estamos comiendo mas no alimento y a menudo la comida congelada es muy cercana a esto.

Muchas de las enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad están ligadas íntimamente a las comidas congeladas, la ingeniería genética, los supermercados, centros comerciales y los transgénicos. Éstos últimos se encuentran en cada uno de los anteriores e inclusive en nuestras barrigas.

¿Qué son los transgénicos?

Son Organismos Genéticamente Modificados (GMO por sus siglas en inglés) los cuales son creados para obtener un ADN recombinante. Generalmente esto es aplicado para los cultivos de maíz, soya, papa, canola, algodón; pero también hay transgénicos de fresa, por dar un ejemplo.

Son generados para tener cosechas más grandes en monocultivos con un valor nutricional más alto (por ejemplo le meten Omega 3) pero sobre todo para resistir plagas, enfermedades, herbicidas y pesticidas.

Esto se logra cuando insertan un ADN foráneo (enzimas generadoras de pesticidas) en la célula de un organismo (por decir maíz) con la ayuda de una bacteria o virus (e. coli es uno) y crear otro organismo (maíz transgénico).

Para que se pueda hacer una variedad transgénica se repite muchas veces el proceso mencionado, los resultados no son exactos y después se someten a pruebas para elegir aquella variedad que se comporta como lo han deseado.

Las empresas que hacen estas mezclas genéticas hacen estudios sobre las consecuencias de consumir OGM en animales de laboratorio, Empresas como Monsanto (dueño del 40% de productores de semillas en EU), Syngenta (antes Novartis), DuPont, Bayer y Dow buscan a toda costa que sean privados y no estén disponibles al público para su lectura.

Como su principal objetivo es hacerlo resistente a plagas, enfermedades, pesticidas y herbicidas (a menudo generados por la misma compañía) hacen que las variedades transgénicas emitan toxinas que no sólo matan a las plagas si no también a los insectos benéficos.


Los alimentos transgénicos

No sólo son las cosechas de Organismos Genéticamente Modificados, si existe algún alimento procesado, digamos pan, cerveza, refrescos o comida congelada que hagan uso de éstos OGM también son transgénicos.

El uso de los OGM en alimentos como la catsup, las frituras, pizzas, salsas para condimentar, entre otros es a través de aditivos.

Los aditivos son sustancias obtenidas de OGM que se emplean para otros alimentos. Éstos los podemos leer a diario en las etiquetas de los productos que consumimos:

Los riesgos de consumir transgénicos

A la salud

 

  • Aún nadie lo sabe. Sin embargo, los estudios realizados sobre el maíz mon863 no son alentadores pues los animales que ingirieron dicho alimento presentaron signos de toxicidad en el riñón e hígado.
  • Pruebas de alergías confirman que algunas personas reaccionan contra alimentos genéticamente modificados pero no a alimentos no modificados. Esto es debido a que los OGM producen proteínas que son conocidas como alergénicas.
  • No hay garantía que el consumo de transgénicos sea seguro porque a penas se está haciendo el estudio mientras las personas consumen transgénicos en cada ida al super.
  • La alteración de los genes puede llevar a producir nuevas toxinas en las variedades transgénicas; producir alergias en las personas y resistencia a antibióticos.

 

Al medio Ambiente

  • En México no existen regulaciones eficaces contra los transgénicos, los permisos que han dado a Monsanto para hacer siembras experimentales carecen de normas de seguridad y gracias a ello se presume que hay cultivos de maíz criollo contaminado de transgénicos en Sinaloa.
  • En Estados Unidos la soya orgánica casi ha desaparecido por completo. Las semillas de soya y maíz Round Up de Monsanto han invadido los cultivos y esclavizado a los agricultores. Al sembrar las semillas transgénicas de Monsanto se firma un contrato donde no se pueden guardar semillas para futura siembra debido a que la empresa sólo las presta pero es dueño intelectual de las semillas. En caso de incumplir este contrato, la Policía de los Genes irá a los cultivos de la persona para comprobar si está cultivando o no las semillas de Monsanto, en caso de que haya sido contaminado, el agricultor tendrá que probar el hecho, si no, serán demandados y endeudados por Monsanto.
  • La falta de control en estos cultivos transgénicos pone en riesgo la biodiversidad al matar insectos benéficos, hacer más resistentes a las plagas, esparcir enfermedades nuevas (por ejemplo al alimentar a las vacas con maíz), al contaminar los cultivos orgánicos, entre otros.

 

Pero, ¿Solucionan la demanda de comida, no?

Por todos los riesgos conocidos y desconocidos a la salud mundial, los alimentos transgénicos tienden a formar problemas en vez de solucionarlos. Comida hay suficiente en el mundo, sólo que la distribución no es la correcta. Hay millones de productos alimenticios en los países de primer mundo donde se desperdicia aproximadamente el 40% de la comida mientras que en los países pobres escasea.

Agricultores en la India se asesinan con los pesticidas que les han esclavizado a las empresas al encontrarse impotentes por no poder alejarse de los transgénicos.

Al final de este artículo encontrarás enlaces a otras fuentes de información en textos y documentales para saber más sobre los transgénicos.

¿Cómo evito consumirlos?

 

En México aún no hay leyes que regulen esta situación, existe una muy vaga creada en 2005 pero se basó en el principio de equivalencia substancial inventado  en 1992 por Michael R. Taylor (abogado de Monsanto) en la FDA para evitar etiquetarlos:

“Un maíz transgénico es equivalente en sustancia a un maíz tradicional”

Este “principio de equivalencia substancial” no tiene bases científicas que comprueben el texto. Por eso es importantísimo que nosotros defendamos las variedades originarias del maíz mexicano que corre riesgo cada vez que Monsanto presiona al gobierno mexicano para instalar sus siembras transgénicas en el país. Nosotros, podemos realizar las siguientes acciones para consumir alimentos de forma sana y sin riesgo:

  • Consume productos locales y ecológicos.
  • Prefiere los mercados a los supermercados, ahí encontrarás productos frescos y locales.
  • Lee las etiquetas.
  • Busca los sellos de certificación orgánica.
  • Evita alimentos que puedan contener aditivos derivados de transgénicos tales como el almidón, jarabe de maíz, alta fructuosa, dextrosa, isomaltosa, sorbitol, color caramelo, goma de xantano entre otros.
  • Infórmate sobre los OGM y las compañías productoras de alimentos transgénicos, esto lo puedes hacer con la guía roja y verde de greenpeace México.
  • Cultiva en tu propio huerto.
  • Difunde la información sobre los transgénicos.
  • Vota con tu dinero. Si no compras transgénicos será la forma de darle a entender a las empresas que no los deseas en tu mesa.
  • Apoya a los movimientos que piden regulaciones eficaces para los transgénicos.

Imagen de climate progress

Enlaces

Si deseas informarte más sobre los transgénicos: